Cuando la realidad no es justa: Stav Shaffir | 8° vela de Januca

El 14 de julio de 2011 no fue un día más en Israel. Un grupo de jóvenes activistas, convocados mediante un evento de Facebook, decidieron instalarse en carpas/tiendas en el boulevard Rothschild de Tel Aviv (la zona más costosa de la ciudad) en protesta contra el alto valor de la vivienda en el país. Ese gesto fue suficiente para que una burbuja explotase. La organizadora principal del movimiento, junto a Dafni Leef, Itzik Shmuli y otros, fue una tal Stav Shaffir.

Stav la joven

Shaffir, de orígenes tanto iraquíes, como rumanos, polacos y lituanos, nació en Netania en 1985. Durante su juventud activó en las filas del Hanoar Haoved Vealomed (movimiento juvenil sionista socialista, de “camisas azules”) y ya en su servicio militar, luego de un breve paso por el curso de pilotos de la Fuerza Aérea, llegó a ser periodista del periódico oficial Bamajané. Fue para ese medio que le tocó cubrir eventos como la desconexión de Gaza en el 2005 y la Segunda Guerra del Líbano un año después.

Sus estudios los llevó a cabo en la City University de Londres, donde, en el marco del programa Olive Tree Scholarship Program, estudió junto a israelíes y palestinos formas de llegar a la paz y solucionar el conflicto entre las dospartes. En ese país se dio su primer acercamiento a la política, cuando trabajo como interna en el parlamento británico, y fue allí también donde recibió su primer título académico en Periodismo y Sociología en el año 2009. Ya de nuevo en Israel, e involucrada en diferentes proyectos de ayuda social, el 2011 la encontró estudiando Historia y Filosofía en la Universidad de Tel Aviv y colaborando en diferentes medios de comunicación. Fue ella la primera en publicar una nota acerca de esa burbuja que pronto explotaría.

Stav la activista

Una vez instaladas las primeras carpas/tiendas del boulevard, Shaffir fue testigo de cómo otras tantas se iban incorporando a la protesta, tanto a su zona como en diferentes ciudades del país. Con la masividad llegó la dispersión del objetivo primario: si cuando eran pocos el pedido era por el precio de la vivienda, ya siendo muchos el reclamo era por mejorar la situación general social en Israel. Vivienda, manutención, salud, seguridad social; de todo un poco. Una mezcla rara de corrientes políticas tanto de izquierda como de derecha, y de estratos sociales bajos, medios y altos; algo inédito en Israel hasta ese momento. Por supuesto que este fenómeno trajo criticas a la conducción del movimiento, lo que generó cierta división en el liderazgo.

De cualquier manera, las protestas públicas seguían sumando personas. El 30 de julio (tan solo 16 días después de la primera carpa/tienda) cerca de 10 manifestaciones en diferentes ciudades del país sumaron 85 mil manifestantes. La cúspide del movimiento llegó el 3 de septiembre, cuando 400 mil personas salieron a las calles de Israel, en lo que representó la manifestación por un tema no bélico más grande de la historia del país. El 5 por ciento del país estaba en la calle: es como si en Argentina 2 millones y medio de personas se hubiesen manifestado juntas. En respuesta al lema principal de las manifestaciones -“Haam rotzé tzedek jevratí” (El pueblo quiere justicia social)- el gobierno israelí, con Biniamin Netanyahu a la cabeza, creó una comisión ad hoc para tratar de solucionar el alto costo de vida en el país: la Comisión Trajtenberg (llamado así por su presidente, el economista argentino Manuel Trajtenberg).

La creación de la Comisión Trajtenberg sirvió para calmar las aguas: las protestas se diluyeron, la mayoría de las carpas/tiendas se levantaron, y la comisión llegó a diferentes conclusiones que en su mayoría no fueron puestas en práctica. Por su lado, Shaffir creó junto a otros activistas el Movimiento Social Israelí, encargado de recorrer desde la sureña ciudad de Eilat hasta Kiriat Shmona en el norte para escuchar los reclamos de la población del país. Este grupo se disolvió cuando Shaffir decidió darle un golpe de timón a su vida: ingresar en política.

Stav la política

En octubre de 2012 anunció su entrada al Partido Laborista israelí (Avodá), y las primarias partidarias de noviembre la ubicaron en el octavo lugar en la lista de candidatos. Luego de las elecciones de enero de 2013, Shaffir se convirtió en la mujer miembro del parlamento (Knesset) más joven de la historia (27 años), y la que poseía menos patrimonio (ni casa, ni auto, solo algunos ahorros personales). El 13 de enero de 2015 se realizaron nuevas elecciones en Avodá y Stav subió al tercer lugar en la lista de candidatos.

Su corta (hasta ahora) carrera política se encuentra enfocada en algunas temáticas específicas: justicia social, derechos femeninos, transparencia política, derechos de la comunidad LGBT. Pero lo que más nos deja su vida pública es la insistencia y el haber pasado siempre a un plano mayor. La Stav que comenzó activando a nivel personal, como frente a sus janijim del Hanoar Haoved Vealomed, pasó a preocuparse por una situación específica de su ciudad; de allí directo al parlamento, dispuesta a cambiar la realidad desde donde se manejan los hilos. Los marcos en los que se movió siempre le quedaron chicos; tal vez también ser una simple parlamentaria algún día sea poco para ella. Mientras tanto, es un buen ejemplo de que los políticos, si quieren, pueden trabajar por causas justas.

COMPARTE LA NOTA