Kibutz Buchenwald y sus miembros

El kibutz Buchenwald fue fundado en septiembre de 1945 por un grupo de sobrevivientes de la Shoá. Si los que conocen Israel nunca lo escucharon nombrar, es porque este kibutz no se encuentra allí: fue fundado en Alemania, cerca del pueblo de Eggendorf para ser más precisos. Sí, los mismos sobrevivientes comenzaron con este modelo de comunidad agrícola tan popular en Eretz Israel para ese entonces, pero a algunos pocos kilómetros del campo de concentración al que habían sido confinados por los nazis. Más precisamente del campo de Buchenwald, donde la mayoría de ese grupo era sobreviviente y del que tomaron su nombre.

Campo de concentración de Buchenwald

Ni bien terminada la guerra, un grupo de sobrevivientes de Buchenwald tuvo la ayuda de dos capellanes del ejército de Estados Unidos para poder cumplir el sueño de fundar este kibutz: los rabinos Herschel Shacter y Robert Marcus. Eran ellos dos quienes proveían vestimenta, alimentos, herramientas y lo más importante: los certificados de inmigración para poder llegar a Palestina. El lugar que les fue otorgado era una granja alemana abandonada. Cuando esa zona pasó a control soviético, se decidió trasladar la hajshará (el nombre en hebreo para este tipo de kibutz fuera de Israel) a Geringshof, dentro de la zona estadounidense.

Miembros del kibutz Buchenwald

Este no es un caso aislado: ni bien terminada la guerra, cerca de 35 kibutz fueron fundados en toda Alemania por sobrevivientes de la Shoá: kibutz Nili (fundado en una granja abandonada que le perteneció a Julius Streicher, nazi condenado a la horca en los juicios de Nuremberg) o kibutz Lojamei Haguetaot son ejemplo de algunos de estos. Su función era clara: enseñar y especializar a su población en oficios agrícolas para que, llegado el día de hacer aliá a Eretz Israel, puedan fundar su propio kibutz sin dificultades. De allí que algunos de estos establecimientos agrícolas alemanes mantuvieron sus nombres originales una vez “trasladados” a Israel (kibutz Lojamei Haguetaot por ejemplo), y otros, como el kibutz Buchenwald, cambiaron su nombre, a Netzer Sereni en este caso.

Comedor del kibutz Buchenwald

Este modelo no fue exclusivo de Europa: en Sudamérica también existieron granjas de preparación para la aliá, como la que tenía el movimiento Hejalutz Lamerjav cerca de la ciudad entrerriana santafesina de Moisesville. El kibutz Buchenwald en su versión alemana duró hasta 1948, cuando tras la fundación del Estado de Israel, todos sus miembros recibieron permiso de inmigrar a este nuevo país.

La historiadora Judith Tydor Baumenl escribió en 1997 el libro “Kibutz Buchenwald: sobrevivientes y pioneros” en el que recoge algunos testimonios de personas que pasaron por él:

“Solo con dificultad conseguíamos dormir. Hablábamos horas acerca de cada tema en el mundo, y para mí, una chica de trece años y medio que había perdido siete hermanos y había quedado sola en el mundo, estos idealistas me parecían el ejemplo de la perfección”.

 

Itka Cheresh

COMPARTE LA NOTA