“Y le contarás a tus hijos”

La película “Querido papá”, que se presenta actualmente en los cines argentinos, cuenta la historia de una familia de inmigrantes iraníes que viven en Israel. Un pequeño asentamiento situado en el campo es el escenario para Itzjak –el padre– que continúa con la tradición de su padre, Baba Joon, quien desde su llegada a Israel se dedicó a la cría de pavos, de gran importancia en el régimen alimenticio en el estado hebreo.

Querido papá

Moti, el más pequeño de la familia, es el protagonista de una historia de desencuentros con su padre Itzjak, ya que no está interesado en continuar esta tradición y en su lugar se interesa por la mecánica. A este planteo argumental, se suma la llegada de un tío, que emigró a los Estados Unidos en busca de desarrollar una actividad diferente a la de su familia. Se dedica a la venta de joyas.

Así, los encuentros en charlas y comidas se contrastan con los enfrentamientos en el campo laboral, especialmente en la interpretación que cada uno de los integrantes tiene sobre la continuación del mandato familiar –o paternal en este caso-.

“Querido papá” es una joya que nos regala el cine israelí luego de varios años sin una muestra artística original en este campo. Lo hace de la mano de una opera prima, de Yuval Delshad, que elige un escenario y una población que no han sido mostrados en el cine zabra.

Lo hace a través de una tierna historia, que nos invita a preguntarnos cuántos de nosotros hemos seguido los deseos de nuestros padres sin poner en tela de juicio los propios. Lo lleva a cabo inteligentemente, valorando la importancia de la herencia paterna dentro de la tradición judía y de los vaivenes que atraviesan las poblaciones de inmigrantes hasta sentirse realmente en casa. Lo hace imagen acompañado de bellos paisajes y de pequeños detalles en la acción que nos generan gran empatía.

Todos somos hijos, algunos también padres, lo que hace que el valor de esta historia no sólo radique en su entorno y las buenas actuaciones, sino en la posibilidad de transpolar su contenido a muchas de las relaciones que conocemos.